El Sistema de Información Cultural (SiC), con el afán de mejorarse, pone a tu disposición este subsistema de notificación para que nos ayudes a corregir, completar y mejorar la información que brindamos. De antemano te agradecemos el tiempo que te lleve indicarnos tus observaciones.
Jesús Óscar Cabanillas Flores

La información personal que nos proporciones sólo es con fines de contacto y no es empleada para ningún otro uso.
* Campos obligatorios.
imagen0
imagen en galeria
Jesús Óscar Cabanillas Flores
Artes escénicas

Síntesis biográfica

Dramaturgo y director de teatro. Jesús Óscar Cabanillas Flores nació en Culiacán el 24 de diciembre. Estudió en la Escuela de Arte Teatral del INBA donde estuvo de 1968 a 1972 y fue condiscípulo de Héctor Mendoza y Wilberto Cantón. Alterno a sus estudios teatrales se vinculó, junto con Julio Castillo, a la Academia Cinematográfica Andrés Soler. En uno de sus viajes a su ciudad natal formó el Grupo Apolo —rememorando al viejo teatro de ese nombre, que se inauguró en 1894— y del que formaron parte Martha Salazar, Héctor Monge, Adrián Rivera, Susana Salomón, Dora Luz Loaiza, Ruth Guillermina Franco y David Balderrama. Este grupo montó por primera vez una obra de Liera: El hombre contra el hombre, poco después Orfeo, un poema dramático de Cecilia Pablos. Estudió teatro en la Universidad de Vincennes y lengua y civilización francesa en La Sorbona, de París. Al volver al país se incorporó a la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, ya con la especialidad en Letras Hispánicas. Fue becado por el gobierno de Italia para estudiar la lengua y profundizarse en la cultura italiana en la Universidad Degli Studi di Siena. En 1982 la UAS lo invitó a hacer teatro en su propia tierra y formó el Taller de Teatro (Tatuas), que montó Salmodia para un día de cansancio con poemas del nicaragüense Ernesto Cardenal, y enseguida Cúcara y Mácara, del propio Oscar Liera. En ese tiempo surgió una generación de actores como Rodolfo Arriaga, Sergio López, Claudia Apodaca, Alberto Solián, Lázaro Fernando y Miguel Ángel Valencia. Este grupo se entregó a la tarea de impulsar las actividades teatrales que había desarrollado Socorro Astol, y que se detuvieron abruptamente al morir ésta en 1983. Uno de los grandes éxitos del Tatuas fue el montaje de la obra de Liera llamada El jinete de la Divina Providencia, estrenada el 7 de julio de 1984 en Culiacán. Dicha obra representó a Sinaloa en la Muestra Nacional de Teatro, celebrada en Morelia, y después fue invitada al Doceavo Festival Internacional de Teatro en Manizales, Colombia. Fue una época intensa. Escribió y estrenó Dulces compañías, El camino rojo a Sabaiba y Las fábulas perversas. En 1986, Óscar Blancarte convirtió en película El jinete de la Divina Providencia, que fue invitada a participar en el Festival Internacional de Cine en Moscú. En un gesto autocrítico, negó la paternidad de ciertas obras y otras creaciones. Su bibliografía definitiva de esa primera etapa la conforman Aquí no pasa nada, Cúcara y Mácara, El gordo, Soy el hombre, Los camaleones, Gente de teatro, gente horrible, Juego de damas, La fuerza del hombre, La Gudógoda, La Ñonga, La pesadilla de una noche de verano, La piña y la mazana, La verdadera revolución, Las Ubarry, Los fantasmas de la realidad, y El Lazarillo. En la segunda época, ya en plena madurez, produjo Repaso de indulgencias, Las juramentaciones, Las fábulas perversas, El jinete de la Divina Providencia, Un misterioso pacto, Bajo el silencio, Los negros pájaros del adiós, El oro de la Revolución mexicana (basada en Las caballerías de la Revolución, de José C. Valadés), El camino rojo a Sabaiba, Los caminos solos, y La infamia. Fue honrado en tres ocasiones con el Premio Juan Ruiz de Alarcón creado para premiar la mejor obra del teatro mexicano: en 1983 con Las juramentaciones; en 1987, con El camino rojo a Sabaiba, y en 1988 con Dulces compañías. En 1984 obtuvo el primer lugar en el concurso de teatro histórico convocado por el INBA y Difocur con la obra El oro de la Revolución mexicana. Por su parte, la Compañía Nacional de Teatro estrenó El camino rojo a Sabaiba en 1987, y Dulces compañías en 1988, obras con las que se presentó el autor en Nueva York. Murió en Culiacán el 5 de enero de 1990. A partir del 17 de febrero de 1995 el teatro del IMSS en Culiacán lleva su nombre. Óscar Liera. Teatro completo, II tomos, se publicó en 1998 por el Gobierno del Estado de Sinaloa, en el 2008 se reimprimió.
 
fb
t
¿Detectaste algún error en este registro?

Fecha de última modificación: 17 de julio del 2009, 19:27
Información proporcionada por:
Red Nacional de Información Cultural
i-mps