Recomendamos descargar este plugin para visualizar los mapas : Plugin de SVG para IE

SiC | Chiapas | Inventario del patrimonio cultural inmaterial
Camino sagrado de los floreros o topada de la flor


Clave:
AM3-CHIS-1-13


Lugar de realización:

Chiapa de Corzo, Chiapas

cpopulareschiapas@hotmail.com



Interesados en la salvaguarda de este elemento cultural: pueblos participantes, autoridad tradicional y autoridad municipal.


Ámbito(s) por el elemento o manifestación cultural

Prácticas sociales, rituales y actos festivos


Comunidades, los grupos o los individuos interesados

Los lugares o comunidades que participan en esta tradición son: Paraje El Nanchi, Paraje el Rodeo, Poblado de Nuevo Carmen Tonapac, Paraje el Higo, del municipio de Chiapa de Corzo, Ejido Multajó del municipio de Ixtapa, Chiapas; comunidad de Mitzitón del municipio de San Cristóbal de Las Casas y comunidad de Navenchauc, del municipio de Zinacantán, Chiapas. Los interesadosen este caso son: Autoridad Municipal que representa al H. Ayuntamiento Municipal de Chiapa de Corzo, Autoridad Tradicional (Patrón de los Floreros), que representa a cada uno de los devotos que acuden por la flor (floreros) y comunidades participantes.


Lugar donde se practica

El proyecto: “Camino Sagrado de los Floreros” (Topada de la flor), que presenta el H. Ayuntamiento Municipal de Chiapa de Corzo a la UNESCO, para la protección del patrimonio cultural inmaterial de México, se ubica en la Depresión Central y parte de la Región Económica I Centro y II Altos, respectivamente y pretende básicamente en “declarar camino sagrado de los floreros” y adquirir ocho hectáreas de terrero en los siguientes lugares: • cinco hectáreas en el Centro Ceremonial “Nandanilu” que significa “Río de la Flor”, lugar donde se termina el recorrido el día 21 de diciembre y a donde asiste la mayor parte del pueblo. • Una hectárea en el Centro Ceremonial: “El Nanchi”. • Dos hectáreas en el Centro Ceremonial: “El Rodeo” Estos son los lugares que forzosamente tienen que atravesar de ida y vuelta, todos los que se enlistan para ir por la flor a Mitzitón que, según datos de los mismos lugareños, rebasa los 500 devotos. Durante el trayecto, y en cada lugar mencionado, se detienen a rezar entre vivas (grito de júbilo) música de tambor y pito (instrumento de carrizo).


Descripción de la manifestación cultural

La tradición del “niño florero” combina la ritualidad indígena con la ceremonia católica del niño Dios, se destaca por la mezcla entre sacrificio y devoción en la que la fe lo es todo. La traída de la flor de indiluyarilú, (flor del niño) tan antigua como el mismo pueblo, es el preámbulo de las fiestas navideñas, ya que esta flor se utiliza para hacer el nacimiento del niño Jesús en el templo de Santo Domingo de Guzmán”. “En el trayecto a la Iglesia, son acompañados con música de tambor y pito, cohetes, y luces de bengala para que después de rezar, convivan en una velada en la que los lugareños tocan sus instrumentos musicales y cantan en su lengua originaria”. En fin, en esta tradición cabe la mayor parte de expresiones culturales que engloba al pueblo de Chiapa de Corzo. Del origen de esta tradición, la tradición oral, nos narra lo siguiente: “Cuenta la leyenda, que se pierde en la oscuridad de los tiempos, que en un lugar vivía un joven bien parecido que para llegar al pueblo pasaba por una laguna grande donde todos los días llegaban las mujeres a bañarse y lavar la ropa. Este joven de gran corazón se fijo en una dama que tenía un defecto en un ojo. Pero que tenía un alma muy pura y él sintió en ese momento que quería estar con ella para toda la vida y la eternidad. Como contaban los abuelos, antes, cuando un joven quería casarse, se tenía que dirigir con el cacique, que juntaba a la muchachas en edad de casarse para que el mancebo eligiera. Este joven habló con el caique, quien juntó a las muchachas, pero lo primero que hizo fue colocar adelante a sus hijas para que llevaran ventaja, pero el joven bien parecido no encontró a la muchacha tuerta y cuando pensaba irse, ésta se acercó tímidamente, por su defecto y por su condición humilde, pero al verla, el joven la eligió y se casaron. Después de un tiempo, tuvieron un hijo, pero el joven habló con su mujer y le dijo que tenían que separarse, entonces ella le reclamó diciéndole que por qué le había engañado y que temía por el futuro del niño. El le comentó que no se preocupara y que debía ir con el niño al lugar donde se habían conocido. Así, se fueron a la laguna en cuya orilla crecían unos arboles de roble muy frondosos. Allí él le indicó: tú y yo nos colocaremos al frente dentro del agua y nos hundiremos poco a poco. El alma de ella , se asustó y, temerosa, le preguntó de nuevo: y con el niño ¿qué va a pasar?. Él le dijo, no te preocupes, lo pondremos en el gancho de esa rama de roble, y tú lo vas a alimentar con el sereno de la noche, ya que serás la luna del día, pues, yo seré el sol. Así, el niño al mirar que sus padres se iban hundiendo poco a poco, estiraba su manita para tratar de salvarlos. La gente del pueblo al saber lo que sucedía, acudió presurosamente a salvarlos, pero grande fue su sorpresa que en la rama del árbol de roble, en lugar del niño, estaba una flor. Ésta es la razón por qué la mazorca que traen los floreros, tiene una manita en su interior”. Los datos históricos apuntan a que originalmente esta tradición no tuvo un origen religioso cristiano, sino que era parte de las costumbres prehispánicas de los chiapanecos, en las que los jóvenes de entre 13 y 14 años, fortalecían el cuerpo y el espíritu para llegar a la edad adulta. Es necesario recordar que los indios chiapa o chiapanecas, eran guerreros por excelencia y se dedicaban a la conquista de sus vecinos, quienes les rendían tributo, además de esclavizarlos para trabajar en las tareas del campo. Actualmente la peregrinación de la “topada de la flor”, se hace en honor al Niño Dios, ya que con esta flor, se elabora el nacimiento. El recorrido tarde 7 días: del 14 al 21 de diciembre y es una de las manifestaciones culturales más importante en Chiapas. La salida hacia el lugar de recolección de la flor, es el 14 y el 21 es el regreso, y esa fecha es la que se considera como: “la topada de la flor”. El tiempo real que dura la tradición año con año, es del 14 de diciembre al 7 de enero, que engloba etapas importantes: la topada de la flor, la velada de la flor, elaboración del nacimiento del Niño Dios, Nacimiento del Niño Dios y conclusión de la tradición, momento en que el Patrón de los floreros y sus acompañantes, deshacen el Nacimiento, hecho anteriormente


Funciones sociales y culturales actuales en la sociedad que lo practica

Cohesión social, ya que la practican más de 500 devotos que acuden a esta tradición. Dentro de este universo de población, se encuentran: campesinos, profesores, secretarios municipales, Regidores, Presidente Municipal, Directores de Centros Culturales y otras personas con oficios diversos.


Riesgos que enfrenta la manifestación cultural. Posibles medidas de salvaguardia que podrían permitir protegerla y promoverla

Actualmente esta tradición presenta una problemática que podría cambiar o en caso extremo desaparecer. Durante la travesía o peregrinación que se hace, se descansa en parajes y terrenos, -algunos de propiedad privada, o ejidos donde existe la irremediable necesidad de pasar por ahí, incluso de pernoctar. La situación de conflicto que provoca el pasar por estos lugares, se ha venido acentuando, al grado tal que en el año 2008, -al inicio del año; se tuvo la idea de cambiar la trayectoria del “camino sagrado” de los chiapacorceños, para ir por la sagrada flor de indiluyarilú, (flor del niño). Seguramente, este cambio de ruta, traería como consecuencia enfrentamientos entre los participantes y personas de las comunidades en cuestión. Otra problemática que probablemente sea la más importante, es la deforestación en la comunidad de Mitzitón del municipio de San Cristóbal de Las Casas, en donde, los bosques de esa zona son talados sin control, provocando un fenómeno de erosión de los suelos que jamás se van a recuperar, este efecto ha ocasionado que la flor sea cada vez más escasa y los floreros tengan que adentrarse en otros parajes donde no conocen la tradición y se registra una controversia entre ambas partes, porque se piensa que es para comercializarla. He ahí la doble importancia en este rubro. Un dato que no debe de soslayarse es sin lugar a dudas, que los daños por la pérdida o cambio en alguna parte de su estructura, acabaría con un legado histórico, que cambiaría la vitalidad y la pérdida de identidad del origen de pueblos descendientes de los indios Chiapa. Como un dato complementario: el territorio chiapaneca es reducido, pues los descendientes están asentados en los municipios de Suchiapa, Acala y Chiapa de Corzo, por lo que se considera una manifestación única de los descendientes mencionados. Es urgente la salvaguarda de esta tradición, por lo que el municipio de Chiapa de Corzo, en donde se integran Ayuntamiento Municipal y sociedad civil, pretenden básicamente “declarar camino sagrado de los floreros” y adquirir ocho hectáreas de terrero en los lugares que ya mencionamos anteriormente”.


Tu opinión nos interesa

Manda tus comentarios y sugerencias a nuestro correo, de antemano te lo agradecemos.

Boletin

También estamos en ...




Registro

Genera Correo