El Sistema de Información Cultural (SiC), con el afán de mejorarse, pone a tu disposición este subsistema de notificación para que nos ayudes a corregir, completar y mejorar la información que brindamos. De antemano te agradecemos el tiempo que te lleve indicarnos tus observaciones.
Recolección, elaboración de dulce y jalea de pitahaya.

La información personal que nos proporciones sólo es con fines de contacto y no es empleada para ningún otro uso.
* Campos obligatorios.
imagen en galeria
Recolección, elaboración de dulce y jalea de pitahaya.

Clave

AM4-BCS-1-19
Lugar de realización

La Paz, Baja California Sur
Participantes

Habitantes de los pueblos del sur de la península de Baja California
Descripción

Esta manifestación forma parte del Inventario del Patrimonio Cultural Inmaterial (PCI) de México.
La Pitahaya, es una fruta exótica y de intenso colorido. Se puede utilizar para preparar “dulce”, también se puede disfrutar comiéndola sola. Esta cactácea crece de manera silvestre y existen dos tipos distintos que se conocen como pitahaya dulce y pitahaya agria. La recolección de pitahaya data desde la época prehispánica pues los antiguos pobladores de la península la consumían durante el verano como una de sus principales fuentes de alimentación. La elaboración de dulce de pitahaya en los poblados del sur peninsular se remonta al periodo misional en el siglo XVIII cuando los padres misioneros instruyeron a los indios en algunas actividades artesanales y de producción. La preparación del dulce de pitahaya se realiza de manera artesanal con pocas alteraciones en su receta original, pues los insumos y métodos siguen siendo los mismos. En la parte sur del estado de Baja California Sur esta actividad se vincula con el proceso histórico de ocupación y poblamiento de la región; desafortunadamente el dulce de pitahaya se produce en menor escala debido, primordialmente, a la falta de redes de distribución, estrategias y apoyos por parte del gobierno para su comercialización.
Riesgos

La pitahaya y sus derivados son muy apreciados no sólo en los municipios de La Paz y Los Cabos, sino también en los municipios del norte como Loreto y Mulegé.
A pesar de que no existen programas que apoyen su comercialización, quienes aún lo producen, lo hacen para un consumo local, casi familiar. Aunado a lo anterior, no existen redes de distribución, que permitan a los productores insertarse en el mercado y estar en posibilidades de competir, aun cuando su producto es de alta calidad debido a las formas tradicionales de producción que no utilizan conservadores. La temporada pitahayera inicia en el mes de junio y finaliza agosto.
 
fb
t
¿Detectaste algún error en este registro?

Fecha de última modificación: 3 de octubre del 2012, 23:01
Información proporcionada por:
Red Nacional de Información Cultural