El Sistema de Información Cultural (SiC), con el afán de mejorarse, pone a tu disposición este subsistema de notificación para que nos ayudes a corregir, completar y mejorar la información que brindamos. De antemano te agradecemos el tiempo que te lleve indicarnos tus observaciones.
Erotismo y cocina mexicana

La información personal que nos proporciones sólo es con fines de contacto y no es empleada para ningún otro uso.
* Campos obligatorios.
imagen0imagen1imagen2imagen3
imagen en galeria
Erotismo y cocina mexicana
Popurrí de la gastronomía mexicana

Descripción


Sorprende que cinco de los principales alimentos que México aportó a la gastronomía mundial hayan tenido fama de afrodisíacos: el chile, los frijoles, el chocolate, el aguacate y el jitomate, por cierto que los tres últimos son nombres de origen náhuatl. Incluso el jitomate estuvo prohibido en algunos conventos europeos por ese prestigio erógeno. Por su parte, la etimología de aguacate significa árbol de testículos.
Bernal Díaz del Castillo, soldado de Hernán Cortés, escribió acerca de Moctezuma II la primera noticia que otorga al chocolate poderes amatorios: Traíanle en unas copas de oro fino cierta bebida hecha del mismo cacao; decían que era para tener acceso con mujeres.
El doctor Francisco Hernández, médico personal del rey Felipe II y connotado botánico, vino a México en 1571 y colaboró a difundir la reputación de las facultades atribuidas al aguacate, describiéndolo de esta manera: Fruto caliente, agradable al gusto y de calidad nutritiva no del todo mala, sino grasosa, húmeda, que excita extraordinariamente el apetito venéreo y aumenta el semen.
El dramaturgo y poeta Juan de la Cueva, oriundo de Sevilla, vino hacia 1574 y escribió sobre las Excelencias de México, donde no queda duda del renombre de nuestro aguacate:

Mirad a aquellas frutas naturales,
el plátano, mamey, guayaba, anona,
si en gusto las de España son iguales.
Pues un chicozapote, a la persona
del Rey le puede ser empresentado
por el fruto mejor que cría Pomona.
El aguacate a Venus consagrado
por el efecto y trenas de colores,
el capulí y el zapote colorado.

Un curioso informe sobre los frijoles que aparece en el Herbario nuevo, de Castore Durante (1584), un científico italiano, precisa: Los frijoles, como las habas en las comidas, hinchan y fatigan el estómago; pero generan el semen viril y facilitan el coito, máxime comidos con pimienta larga azucarada y galanga. Son muy eficaces cocidos en leche de vaca.
El científico jesuita Joseph de Acosta registró a fines del siglo XVI estas noticias acerca del chile: Tiene muy ruines efectos, porque de suyo es muy cálido, y humoso y penetrativo, por donde el mucho uso de él en mozos es perjudicial a la salud, mayormente del alma, porque provoca a sensualidad.
El dominico inglés Thomas Gage vino a Nueva España en 1625 y escribió -no sabemos si con conocimiento de causa- que el aguacate alimenta y fortalece el cuerpo; corrobora los espíritus y procura excesivamente la lubricidad.
Antonio de Léon Pinelo, peruano, en el siglo XVII afirmaba que la pimienta de Chiapas o de Tabasco es provocadora algún tanto de lujuria. Al propio chocolate le atribuía veladamente poderes afrodisíacos, cuando escribe: […] imputando al cacao tostado de que tiene malicia.br> En el siglo XVIII, Voltaire escribió, lastimeramente, que durante muchos años se creyó que el chocolate reanimaba el vigor dormido de nuestros padres envejecidos prematuramente, pero ni veinte tazas seguidas son capaces de reanimar al que perdió la fuerza. Aun hoy, entre líneas, se advierte el dolor de Voltaire por tan duro descubrimiento.
Un libro sobre Las plantas medicinales de México, de 1939, de Maximino Martínez, da estas referencias:
De la pulpa [del aguacate] se dice que es excitante y afrodisíaca y que aplicada a los tumores, precipita su madurez.
Se tiene como probable que el aceite esencial [de la damiana] constituye la parte activa. Acción fisiológica: Se conoce de un modo parcial, pero se han observado multitud de casos que permiten establecer como conclusión segura que la damiana produce diuresis abundante y aumento del poder sexual, creyéndose que obra sobre la médula espinal.
En la pesquisa para identificar la fama del cacao como afrodisíaco, encontramos ni más ni menos que al mole poblano, dentro del cual destaca el chocolate como ingrediente. Escuchemos a Alfonso Reyes: El mole de guajolote es la pieza de resistencia en nuestra cocina, la piedra de toque del guisar y el comer, y negarse al mole casi puede considerarse como una traición a la patria. El hombre que ha comulgado con el guajolote —tótem sagrado de las tribus— es más valiente en el amor y en la guerra.
 
fb
t
¿Detectaste algún error en este registro?

Fecha de última modificación: 9 de junio del 2009, 14:48
Información proporcionada por:
Red Nacional de Información Cultural
Coordinación Nacional de Desarrollo Institucional/SIC
u-acm