El Sistema de Información Cultural (SiC), con el afán de mejorarse, pone a tu disposición este subsistema de notificación para que nos ayudes a corregir, completar y mejorar la información que brindamos. De antemano te agradecemos el tiempo que te lleve indicarnos tus observaciones.
La cocina huasteca de Hidalgo

La información personal que nos proporciones sólo es con fines de contacto y no es empleada para ningún otro uso.
* Campos obligatorios.
imagen0imagen1imagen2imagen3
imagen en galeria
La cocina huasteca de Hidalgo
Panorama mexicano de cocinas específicas

Descripción

Uno los platillos más resaltantes de la Huasteca es el Zacahuil. Se trata de una joya gastronómica que durante muchos años ha dado identidad a la región de la Huasteca. Por ello, familias de las comunidades de los seis estados que conforman esta región conservan su preparación tradicional, de tal manera que siga viva como un elemento fundamental de idiosincrasia. Es importante resaltar el carácter comunitario que hay alrededor de su preparación. Y es que su tamaño obliga a la participación de varias manos, lo que genera un núcleo social muy interesante alrededor de un alimento.
El Zacahuil es un tamal que se usaba en ceremonias rituales. Se le relacionada con todo tipo de celebraciones sociales; por ejemplo, para motivar la buena siembra se ofrecía un zacahuil y una danza. Era una especie de ofrenda que se ofrecía especialmente a la Tierra.
Para su elaboración, primero se debe preparar una masa con una consistencia muy especial. Es maíz ligeramente molido al que se le agrega sal, manteca y chile ancho molido. Tan pronto se bate, está lista para vaciarse sobre las enormes hojas parecidas a las del plátano (para cada zacahuil se requieren de dos docenas y medias de estas hojas).
No en cualquier lugar se puede enrollar esta mezcla, así que las familias que se dedican a la producción de este alimento construyen una especie de catre donde son colocadas las hojas para que la masa tome una forma cilíndrica luego de ser envuelta y apretada con lazos y alambres.
Previo a la envoltura, la carne de puerco y pollo crudas son colocadas sobre la mezcla, que al final las cubrirá en su totalidad. Tan pronto son amarrados estos tamales, son llevados al horno, donde permanecerán alrededor de 12 horas.
Una vez cocido, un zacahuil grande puede dejar satisfechas a alrededor de100 personas, lo que lo hace un alimento preciado por las comunidades donde todavía se produce. Texto tomado de la página web del Conaculta. Dirección de Prensa.
 
fb
t
¿Detectaste algún error en este registro?

Fecha de última modificación: 11 de agosto del 2009, 16:32
Información proporcionada por:
Red Nacional de Información Cultural
Coordinación Nacional de Desarrollo Institucional/SIC