El Sistema de Información Cultural (SiC), con el afán de mejorarse, pone a tu disposición este subsistema de notificación para que nos ayudes a corregir, completar y mejorar la información que brindamos. De antemano te agradecemos el tiempo que te lleve indicarnos tus observaciones.
Medicina tradicional- Parteras

La información personal que nos proporciones sólo es con fines de contacto y no es empleada para ningún otro uso.
* Campos obligatorios.
imagen en galeria
Medicina tradicional- Parteras
000323DHID0462012

sumerionecronomicon@hotmail.com
Ámbitos representados por el elemento

Conocimientos y usos relacionados con la naturaleza y el universo
Dimensión geográfica del elemento

Municipal
Comunidades, grupos o individuos involucrados

Parteras y demás personas que se dedican a la medicina tradicional en el lugar. Población en general que legitima estas creencias. Conocimiento prehispánico sobre el cuerpo, su salud y sanación
Descripción

El oficio de partera, como médico tradicional, en el municipio de san Felipe Orizatlán es aún llevado a cabo por varias mujeres de las diferentes comunidades a las que se les atribuye poseer un “don” que les permite realizar este tipo de actividades.
En el caso de la comunidad Tatacuatitla, la partera que ahí atiende, Georgina Hernández Hernández, aprendió a curar ayudándole a su mamá que también era partera, y que a su vez aprendió de su mamá, hoy la abuela de Doña Georgina. Actualmente, a la edad de 49 años, después de iniciarse en este cargo desde los 18 años, lleva 30 años atendiendo a las madres y a los recién nacidos, además ha sido certificada por el IMSS.
Ella atribuye que las enfermedades que padecen las personas del pueblo son imputadas principalmente a tres factores (además de los cambios bruscos de temperatura):
1. Mala alimentación
2. Falta de higiene
3. Falta de dinero
La partera atiende a las personas en su casa cuando a los recién nacidos se les “hunde la mollera” o cuando tienen vómito. A las mujeres les atiende en su casa normalmente porque se les “seca la leche”, tienen anginas o no se pueden embarazar. La manera en que ella determina un diagnóstico concierne principalmente a dos factores. Cuando la madre o futura madre la va a ver ella le explica cuál es su problema o malestar y mediante ello y un poco de auscultación le es posible llegar a un diagnóstico.
En el caso de los recién nacidos determina si está enfermo o no en función de la manera en que llora el niño(a). Cuando su paciente está delicado, la partera los atiende, les da indicaciones sobre lo que tienen que tomar y los mantiene en constante observación. Si la enfermedad empeora o no retrocede en un lapso no mayor a tres días, ella lleva o recomienda a los familiares que lleven (según sea el caso) el enfermo al centro de salud.
Riesgos

La pérdida gradual de los espacios para sanar de manera tradicional, con respecto a la legitimidad cada vez mayor de los hospitales y demás espacios médicos occidentales contribuyen no solo a un tipo de atención hospitalizable del enfermo sino también al desvanecimiento de los diferentes componentes culturales que construyen la figura de la partera, así como el conocimiento que le respalda, ello permea dentro de las concepciones sociales y modifica los conceptos de salud y enfermedad en estos lugares.
Mucha de la medicina ritual tradicional se ha convertido gradualmente en algo mal visto que cada vez se liga más con el encausamiento del mal para alguien que ya no cuenta con todo el abanico de cimentación social que respaldaba la salud y la enfermedad; así como los métodos de sanación para los mismos y las formas de contraer padecimientos.
 
fb
t
¿Detectaste algún error en este registro?

Fecha de última modificación: 27 de marzo del 2018, 20:57
Información proporcionada por:
Red Nacional de Información Cultural
u-fevd