El Sistema de Información Cultural (SiC), con el afán de mejorarse, pone a tu disposición este subsistema de notificación para que nos ayudes a corregir, completar y mejorar la información que brindamos. De antemano te agradecemos el tiempo que te lleve indicarnos tus observaciones.
Rezo de los 33 credos o devoción de las mercedes

La información personal que nos proporciones sólo es con fines de contacto y no es empleada para ningún otro uso.
* Campos obligatorios.
imagen en galeria
Rezo de los 33 credos o devoción de las mercedes
000410CZAC0562012

uecp@zacatecas.gob.mx
Ámbitos representados por el elemento

Usos sociales, rituales y actos festivos
Dimensión geográfica del elemento

Local
Comunidades, grupos o individuos involucrados

Cura de la Parroquia de Nuestro Padre Jesús (Zacatecas) Guardia Real Feligreses
Descripción

La tradición de los 33 credos es una de las más antiguas y arraigadas de Zacatecas, la cual se realiza el primer viernes de marzo en la iglesia de Jesús, ubicada al norte de la capital del estado, en el barrio que lleva el mismo nombre. En esta ceremonia se rezan 33 credos, cada uno representa un año de los que vivió el Nazareno en la tierra, y antes de cada oración se menciona el por qué se reza.

Por cada 11 credos, se le pide una merced al Señor, lo que suman 3 mercedes, el número es en devoción a sus tres caídas. Al respecto, Don Rito explica que existe la creencia de que se concederá una de estas tres peticiones, por lo mismo a los 33 credos se les conoce también como la devoción de las mercedes.

La celebración inicia el viernes con el rosario de aurora, que al principio se realizaba antes del amanecer; no obstante, hoy en día es a las siete, a su término, se oficia la misa para que en el transcurso del día cada asistente rece sus 33 credos pidiendo sus mercedes. Al término de la tarde se ofrece otra misa y ya entrada la noche se da por concluida la jornada.

Un día antes, el primer jueves del mes, se realiza una misa y al finalizar ésta se le impone un cordón de color morado a los feligreses, cuyo significado se relaciona con el cordel que le habían impuesto a Jesús en el momento de su pasión, y el portarlo se convierte en un símbolo de comunión.

Acto seguido desarrolla el lavatorio y adoración a Nuestro Padre Jesús, el cual es efectuado por los padrinos que conforman la guardia real, quienes con solemnidad bajan del altar mayor la imagen para el ritual del baño, así como cambiarle el ropaje, mientras los presentes le cantan alabanzas y un rezo en el que se le pide perdón por todo lo que sufrió en su pasión.

Después del lavatorio, se deja la imagen en la iglesia para su adoración, custodiada por sus padrinos. A medio día se oficia la misa de Unción de los Enfermos y por la noche, se devuelve a su espacio habitual en el altar mayor.

Dos veces al año desciende la imagen, una es el primer jueves de marzo y la otra en Semana Santa para el lavatorio de pies y el Viacrucis. La efigie durante el año está sentada en su trono; sin embargo al estar articulada, la ponen de pie para que pueda representar la pasión, para lo cual le fijan una cruz elaborada a base de lienzos.


Don Vïctor Manuel Espinoza, padrino desde hace 30 años, mencionó que cuando él era niño, el clérigo José Escobedo Medina le contaba que, acorde basado en los relatos orales, la tradición de bajar la imagen se estableció a raíz de una epidemia que azotó a los barrios de la región minera que comprendía la ciudad de Zacatecas y Vetagrande.

La gente ante la impotencia de la peste, acudió al cura de ese entonces para solicitarle que bajara la imagen con el propósito de terminar tan desesperada situación. Él accedió y poco a poco se fueron reestableciendo los pobladores. Al año siguiente repitieron la misma petición para dar gracias por el favor recibido y solicitar las mercedes.

Oraciones:

*Acto de contrición
Señor mío Jesucristo Dios y hombre verdadero, me pesa de todo corazón porque haber pecado, porque he merecido el infierno y perdido el cielo, y sobre todo porque te ofendí a Ti que eres bondad infinita, a quien amo sobre todas las cosas. Propongo firmemente, con tu gracia, enmendarme y evitar las ocasiones próximas de pecado, confesarme y cumplir con la penitencia. Confío en que me perdonarás por tu infinita misericordia. Amén.

*Ofrecimiento
Amorosísimo Padre Jesús, postrado ante tu santa y milagrosa imagen, te ofrezco humildemente este devoto ejercicio, en memoria de los 33 años de tu vida terrena, para alabarte, bendecirte y darte gracias por los favores recibidos por tu bondad; para pedirte el remedio de todas mis necesidades espirituales y materiales, y especialmente para suplicarte que me concedas las mercedes que ahora vengo a solicitar de tu infinita misericordia si son para tu mayor gloria y bien de mi alma. Amén

*Invocaciones

1. Por tu venida del cielo al mundo para salvarnos. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
2. Por tu humildad y pobreza al nacer en un establo. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
3. Por la sangre que vertiste cuando te circuncidaron. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
4. Por tu dulcísimo nombre que del cielo el Ángel trajo. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
5. Por la humildad con que fuiste en el templo presentado. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
6. Por el ayuno que hiciste en el monte solitario. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
7. Por el amor con que andabas tu doctrina predicando. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
8. Por tu entrada a Jerusalén entre vítores y ramos. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
9. Por haber a los discípulos con amor los pies lavados. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
10. Por lo liberal en darnos tu cuerpo y sangre adorados. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
11. Por la oración que en el Huerto al Padre hiciste angustiado. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
12. Por aquel sudor de sangre que vertió tu Cuerpo Santo. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
13. Por aquel pérfido beso que te dio Judas ingrato. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
14. Por tu infame prendimiento con espadas y con palos. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
15. Por tanto que te ofendieron jueves, escribas y ancianos. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
16. Por la bofetada cruel que te dio infame criado. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
17. Por la negación de Pedro antes que cantara el gallo. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
18. Por las burlas que sufriste cuando tus ojos vendaron. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
19. Por el desprecio de Herodes y sus viles cortesanos. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
20. Por la atroz flagelación de tu cuerpo hizo pedazos. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
21. Por la corona de espinas que tu cabeza punzaron. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
22. Por los insultos del pueblo ante el tribunal romano. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
23. Por la sentencia de muerte contra Ti dio Pilatos. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
25. Por tu interior alegría con la cruz entre tus brazos. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
26. Por las caídas que diste al Calvario caminando. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
27. Por tu tormento, Señor, cuando a la cruz te clavaron. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
28. Por las heridas sangrantes de tus pies y de tus manos. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
29. Por el vinagre y la hiel ofrecidos a tus labios. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
30. Por las horas de agonía en terrible desamparo. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
31. Por la entrega de tu vida al Padre en nuestro descargo. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
32. Por la llaga que en tu pecho, por la lanza abrió el soldado. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo
33. Por la fuente de agua y sangre que manó de tu costado. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado. Credo

* Invocaciones en reverencia de los dolores, angustias y soledad de nuestra señora
Por la Virgen dolorosa tu Pasión acompañando. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado.
Por la angustia que pasó, viéndote muerto entre sus brazos. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado.
Dios te salve, María.
Por su grande soledad estando Tú sepultado. R. Danos Señor buena muerte y líbranos del pecado.
Dios te salve, María.


* Oración final

Amorosísimo Jesús, que por vuestro ardentísimo amor a nosotros habéis querido ser crucifi9cado y derramar vuestra preciosísima sangre por la redención y salvación de nuestras almas, dirigid vuestra mirada, a nosotros que, recogidos en el recuerdo de vuestra pasión y muerte, confiamos en vuestra misericordia. Purificadnos del pecado con vuestra gracia, santificad nuestros trabajos, dadnos a nosotros y a nuestros seres queridos el pan de cada día, endulzad nuestras penas, bendecid nuestra familia y conceded a los pueblos afligidos por tan dura prueba, vuestra paz, que es la única verdadera, a fin de que, obedeciendo vuestros preceptos, lleguemos a la gloria celestial. Amén.
 
fb
t
¿Detectaste algún error en este registro?

Fecha de última modificación: 3 de abril del 2018, 16:43
Información proporcionada por:
Red Nacional de Información Cultural
u-fevd