El Sistema de Información Cultural (SiC), con el afán de mejorarse, pone a tu disposición este subsistema de notificación para que nos ayudes a corregir, completar y mejorar la información que brindamos. De antemano te agradecemos el tiempo que te lleve indicarnos tus observaciones.
Joyería de oro esmaltado en Valladolid, Yucatán

La información personal que nos proporciones sólo es con fines de contacto y no es empleada para ningún otro uso.
* Campos obligatorios.
imagen en galeria
Joyería de oro esmaltado en Valladolid, Yucatán
000103EYUC1022008

Clave

AM5-YUC-1-9
Ámbitos representados por el elemento

Técnicas artesanales tradicionales
Dimensión geográfica del elemento

Local y estatal
Comunidades, grupos o individuos involucrados

Comunidades indígenas mayas del oriente y sur oriente de Mérida, especialmente en Valladolid.
Descripción

En Yucatán, la orfebrería es una herencia española. Los primeros plateros que llegaron, fueron los primeros frailes y soldados, ellos enseñaron las técnicas de esmaltado, filigrana, cincelado, repujado y el montado de piedras preciosas. Desde entonces se empezaron a elaborar objetos de uso personal, con diseños europeos, asociados a la religión católica: rosarios, veneras, cadenas con cruces, medallas y posteriormente las alhajas. Entre las técnicas que identifican a la joyería tradicional yucateca, está el esmaltado, que consiste en dar color al oro con vidrio molido el cual se funde con calor y proporciona color al metal. Esta técnica conocida como "oro esmaltado" se aplica sobre todo, en aretes, anillos, pendientes y esclavas. Los diseños que se elaboran tienen que ver con la naturaleza: flores, garzas, pavorreales, mariposas, flor de lis, formas geométricas y leyendas como "Recuerdo de", "con cariño a o para", "Amor" y nombres de persona. Los aretes suelen ser de dos piezas (arillo y pantalla) y pueden llevar adornos colgantes a los que llaman espaditas o chilitos, según la forma. Los distintos diseños de aretes deben su nombre a la forma de la pantalla, como los de estrella, con ocho picos, y los bizcotela, en forma de rombo u óvalo. Los diseños más populares son: el de placa de un solo color con una inscripción y el de placa con forma de pavorreal, los de flor de colores y los de animales. Las medallas en forma de flor, bizcotela o rombo llevan esmalte en varios colores y se usan con soguillas y cadenas de dos vueltas. Las esclavas se forman con una placa que tiene diversas formas y en los extremos lleva de cuatro o cinco filas de soguillas muy finas unidas con unas pequeñas placas entre tramo y tramo. Los joyeros o plateros, como se les llama en Yucatán, constituyen el factor principal de la producción de joyería de oro, porque sus manos, su vista y su talento, son los ingredientes vivos que forjan las alhajas y mantienen la tradición. La mayoría de los joyeros son hombres de todas las edades que trabajan en modestos talleres y sus herramientas, al igual que el oficio, generalmente son heredadas de padres a hijos.
Funciones sociales y culturales

Esta tradición se ha transmitido de generación en generación. Como herencia se mantiene viva entre hombres y mujeres mayas. Así mismo continúa la tradición de usar este tipo de joyería como parte importante de su indumentaria o traje de "mestiza". La joyería, principalmente entre las mujeres, se usa desde el nacimiento hasta la muerte. Otra de las funciones de la joyería es el valor económico, ya que se considera una inversión y un ahorro. Al momento de nacer a las niñas se les perforán los lóbulos de las orejas y reciben sus primeros aretes; al momento del bautizo reciben su primera medalla o esclava con su nombre. Al cumplir los tres meses de vida, se realiza la ceremonia del jetz mek, donde por primera vez se le sienta a horcajadas y se le instruye simbólicamente acerca de sus deberes y obligaciones en el hogar, lo primero que se hace es vestir a la niña con su hipilito bordado y sus padrinos le completaran sus alhajas. El matrimonio constituye la ocasión más importante en que la mujer maya recibe alhajas. Además del terno blanco de boda, el novio debe entregar a su prometida algunas alhajas. La tradición señala que se deben dar una cadena de dos vueltas con su medalla y seis escudos, una esclava, unos aretes y dos o tres anillos. Las mujeres mayas de la zona oriente, que es la más tradicional, tienen una marcada preferencia por el uso del oro esmaltado que es el que refleja mejor el gusto indígena por los colores y los adornos de pájaros y flores.
Riesgos

La producción de la joyería tradicional de Yucatán se encuentra en riesgo debido al reducido número de especialistas que dominan la técnica, así como a la disminución de consumidores, debido a la baja del poder adquisitivo.
Medidas de salvaguardia

Es necesario impulsar la producción de esta tipo de joyería tradicional y promover la enseñanza de la técnica dirigida a los jóvenes. Pero sobre todo se requiere activar el uso de la joyería de esmalte buscando nuevos mercados, conservando los diseños existentes, que estéticamente son bellos, e incursionar con otros diseños, recociendo siempre los orígenes de esta tradición, como se ha hecho en el caso de la filigrana.
 
fb
t
¿Detectaste algún error en este registro?

Fecha de última modificación: 5 de octubre del 2012, 15:22
Información proporcionada por:
Red Nacional de Información Cultural
u-fwmd