El Sistema de Información Cultural (SiC), con el afán de mejorarse, pone a tu disposición este subsistema de notificación para que nos ayudes a corregir, completar y mejorar la información que brindamos. De antemano te agradecemos el tiempo que te lleve indicarnos tus observaciones.
El Ulama, ullamaliztli

La información personal que nos proporciones sólo es con fines de contacto y no es empleada para ningún otro uso.
* Campos obligatorios.
imagen en galeria
El Ulama, ullamaliztli
000397CSIN0042012

sergio.valenzuela@culturasinaloa.gob.mx
Ámbitos representados por el elemento

Usos sociales, rituales y actos festivos
Dimensión geográfica del elemento

Estatal
Comunidades, grupos o individuos involucrados

Florencio Villa Cázarez presidente de la Federación Mexicana de Juegos y Deportes Autóctonos y Tradicionales en Sinaloa. Club de Ulama de Los Llanitos. Club de Jugadores de Ulama de Guamuchil A.C.
Descripción

El Ulama es un juego tradicional de origen prehispánico, que en el estado Sinaloa es una permanencia del ritual mesoamericano Juego de Pelota. Que si bien tras el impacto del proceso de conquista desapareció de lo que fuera el territorio novohispano, en Sinaloa se conservó como una actividad de divertimento popular, bajo tres modalidades gracias a la práctica constante y permanente en la tradición popular: En el Ulama de antebrazo el campo de juego o taste mide 140.00 mts. por 1.20 mts., con una línea divisoria en el centro llamada “Analco”, la pelota es de hule natural con 500 gramos de peso. En el Ulama de Cadera el taste mide 50.00 por 4.00 mts., con el Analco, también como línea central divisoria. Participan 5 jugadores por equipo llamados Taures, y otro más en la cabecera del Taste, el “golpeador”. La pelota es de hule natural y pesa 4 kilos.
En el Ulama con Mazo, la pelota es de hule natural, con 500 gramos de peso y es golpeada con un mazo de madera de forma especial, El taste es de 140.00 por 1.20 mts.
En el juego participan cuatro jugadores o tahúres por cada equipo: el male, es el que se encarga del tiro inicial o de saque, con el que empieza la jugada; el “malero” es el encargado de defender la parte frontal del taste, inmediata al analco; el chivero se encarga de cubrir la parte posterior, y el topador responde al saque del male contrario. La finalidad del juego es mantener la pelota dentro del taste sin tocarla con las manos, sólo puede ser utilizada la parte del cuerpo según sea la modalidad que se esté jugando y deberá intentarse con insistencia y precisión impulsar la pelota para que ésta rebote en la mitad del campo contrario y así tener la posibilidad de obtener un punto o ravit.
Tanto la cadera como el antebrazo, según la modalidad de que se trate, es protegido con fajas de piel de venado y vendas. La faja se aprieta en la cadera con un cinto llamado chimalo y la extensión de la venda es de 3.5 metros. Esta protección amortigua el impulso del golpe que se recibe al ir al encuentro de la maciza pelota.
El juego es sancionado por uno o dos jueces de campo llamados veedores los que se colocan en la línea de analco y de ahí se encargan de resolver y aplicar las reglas del juego, y permitir nuevos saques o males en los casos en que la pelota abandone el taste, así como autorizar cambios de jugadores que tengan que salir.
El Ulama fue muy común y frecuente hasta la década de los 60 del siglo XX, sin embargo a partir del último tercio del siglo pasado se advierte la notoria disminución de la práctica, acelerándose a finales del siglo XX y principios del presente.
Riesgos

La escasa producción de pelota, debido a que la materia prima procede de dos plantas: el árbol del hule y la raíz de la machacuana, ubicadas en ecosistemas de las partes altas de la sierra, donde los propietarios comercializan muy cara la extracción de los componentes.
Asimismo estos ecosistemas, no cuentan con protección, además de que hoy día la alteración es inminente por la depredación de los mismos.
Los practicantes del Ulama se escasean en Sinaloa, debido a la emigración forzosa que los lleva la contratación como practicantes de exhibición en parques temáticos de las zonas turísticas de Cancun, la Riviera Maya y en últimas fechas Acapulco.
De igual nodo el interés que ha despertado en los empresarios turísticos por el Ulama, ha provocado que la pelota de hule producida en el sur de Sinaloa haya elevado su precio, cotizándose hasta en $ 30,000.00 precios ya inalcanzables para la práctica tradicional del Ulama.
El mismo alto precio por pelota de hule, ha provocado que los artesanos que conocen y practican la fábrica tradicional de pelotas, no están dispuestos a trasmitir sus conocimientos a las nuevas generaciones, pues la idea de un taller para difundir el conocimiento tradicional, la ven como un riesgo para un negocio que hoy por hoy les resulta muy sustancioso.
 
fb
t
¿Detectaste algún error en este registro?

Fecha de última modificación: 3 de abril del 2018, 15:44
Información proporcionada por:
Red Nacional de Información Cultural
u-fevd